lunes, 9 de febrero de 2009

Hoy puede ser un gran día

En navidades, por un golpe tonto me fastidié la rodilla. Pecador de mí, fui a un concesionario de coches a ver una furgoneta y al subirme a la misma me golpeé la rodilla con el volante. Resultado: dos semanas a base de antiinflamatorio y pomada en la rodilla, y la brompton cogiendo polvo.

Después de dos semanas sin tocar la bici los primeros intentos de volver a cogerla fueron bastante frustrantes, a las pocas pedaladas volvía a sentir dolor en la rodilla. Hace quince días decidí que ya era hora de volver a la bici. El coche me pone de los nervios, más que el coche la agresividad y falta de respeto que se respira en las carreteras. El primer día después de un cuarto de hora en la bici me tuve que volver andando a casa a pillar el coche con un mosqueo de caballo, descansé de nuevo un par de días y cambié de estrategia, hacer parte del recorrido al trabajo en coche y el resto en bici para ir recuperando poco a poco. Parece que ha fucionado. Hoy he vuelto a hacer todo el recorrido con la brompton. Me ha costado 50 minutos unos 10 minutos más que de normal pues he ido con todas las precauciones: he bajado la presión de las ruedas un pelín, he quitado cosas de la bolsa, me he relajado y he hecho una buena caminata a pie antes para calentar, no he llegado a poner la sexta marcha en ningún momento, incluso he subido un par de cuestas con la primera, tampoco he llegado a sudar nada.

La distancia te permite observar cosas que antes no tenías en cuenta y en la pedalada de esta mañana me he dado cuenta de lo siguiente:

  • Cuando subo y bajo de la brompton casi golpeo con la rodilla en el manillar
  • La posición del sillín de la brompton está demasiado adelantada y hace que se me cargue algo más la rodilla. Realmente no se si es la posición del sillín o la del manillar la que hace que tome una postura un poco forzada.
  • El pedal de plástico de la derecha al resbalar con la zapatilla hace que al final pedalee con el pie girado hacia dentro
  • Mi sillín después de un uso intensivo de un año se ha rajado por abajo. En la foto, hecha con un móvil patatero se observa la raja vista desde abajo del sillín

De todas formas hoy veo las cosas de forma más positiva, dejar el coche en casa es todo un alivio. Puedes ir pensando por el camino y llegar totalmente relajado al trabajo.

Los siguentes pasos:

  • intentar cambiar el pedal de la derecha por el nuevo de este año.
  • buscar un sillín, igual un brooks, que permita tirar un pelín más atrás el sillín.

1 comentarios:

Doktorzirb dijo...

veo que he hecho bien eligiendo el manillar P...
Lo del sillín ya lo había pillado también: hay que retrasarlo un poco (yo mido 1.87). Y lo del pedal de plástico también: con la Brompton prestada se me resbalaba el pié (como se me resbala en la Dahon). A ver cuándo llega mi Brompton nueva!!!! Suerte con la rodilla (una rodillera de neopreno ayudará; yo tuve que llevar una por una buena temporada).

Publicar un comentario